Memorias del pasado agrícola caraqueño: Hacienda la Trinidad-Parque Cultural

Memorias del pasado agrícola caraqueño: Hacienda la Trinidad-Parque Cultural

Antiguamente estas tierras fueron encomendadas a Don Alonso Andrea de Ledesma, el primer alcalde de Caracas y es quien pone en marcha las actividades agrícolas en la hacienda, el queso que se preparaba en esta era vendido en el Mercado Mayor De Caracas y como símbolo de excelencia las personas lo conocían y pedían como  “Queso de Ledesma”.

Este fue uno de los centros agrícolas más antiguos de Venezuela, fue construida un año después de Caracas, es decir, hace 450 años y contribuyó a sostener la economía del país desde la época de la colonia hasta las primeras décadas del siglo XX. Actualmente es un parque cultural sin fines lucro y autosustentable que se encarga de la difusión, impulso y desarrollo de actividades culturales y artísticas, un lugar tranquilo que nos conecta con nuestro pasado y nos permite desconectarnos del caos de la ciudad.

El cultivo sigue siendo una actividad importante en este espacio, ya que si antes se cultivaba para alimentar al cuerpo, ahora como centro cultural se cultiva para alimentar el alma y el espíritu, cuenta con hermosas áreas verdes que establecen un dialogo admirable entre el pasado y el presente.

Estructuras y cultivos.

Donde opera el centro de salud Corphus Menti, en el que a través de sus diferentes tratamientos y terapias intentan mantener un equilibrio entre la mente y el cuerpo, anteriormente era conocido como “La casa de las semillas”, lugar donde se guardaban las semillas de café, cultivo que en el pasado era pecado beber.

El corazón de la hacienda, la casa vieja, antiguo recinto para la vida doméstica y que aún conserva sus paredes originales es utilizada en la actualidad como sala expositiva, en donde se presentan diversas propuestas artísticas que van variando cada 3 meses aproximadamente.

El trapiche, lugar en el cual se procesaba la caña de azúcar y aun podemos observar su antiguo torreón, fue el taller y residencia del fallecido artista Cornelis Zitman, en donde en el presente se conservan parte de sus obras escultóricas.

Una tienda de artesanía, la galería de arte Carmen Araujo, un espacio de usos múltiples para alquiler de eventos corporativos, el restaurante Alfresko, la chocolatería Cacao de origen, la librería Sopa de Letras y el taller de fotografía de Roberto Mata, son las 7  pequeñas “economías creativas” que habitan en los antiguos secaderos de tabaco, último cultivo que se dio en la hacienda y los cuales fueron reconstruidos pero donde aun podemos observar manchones de cementos que era en donde, antiguamente, se pasaban las vigas de madera para colgar las hojas de tabaco.

Todos los sábados, domingos y feriados tienen recorridos históricos en los cuales se pasea por todos estos espacios explicando su historia. Ofrecen diversas opciones y actividades para todo tipo de público, clases de yoga, tai chi, cuentacuentos y exposiciones. Aquí se asocia el valor patrimonial y natural, convergiendo en perfecta armonía la arquitectura, la historia, el arte, la gastronomía y la salud.

Está ubicado en la Calle Rafael Rangel Sur, Urbanización Sorokaima, La Trinidad, Baruta.

La entrada es libre y su horario de atención es: Martes a Sábados 9:30 am a 6:00 pm; Domingos y feriados: 11:00 am a 4:00 pm.

 

COMENTARIOS

X