En la escalera letrada: La Guía de Caracas celebra el día internacional del libro

En la escalera letrada: La Guía de Caracas celebra el día internacional del libro

Para las personas que hemos tenido el privilegio de crecer entre ellos resulta casi imposible imaginar una vida sin su silente y misteriosa presencia, todos tenemos uno favorito, otro que detestamos, alguno que heredamos y otro que aún no hemos abordado, son los libros sin duda uno de los objetos creados por el hombre con mayor personalidad, muchas veces representan la mejor compañía y en ocasiones la única.

A través de sus páginas podemos encontrar un sin número de aventuras, la respuesta a una gran duda o el surgimiento de algunas nuevas, cada uno es una ventana esperando a ser descubierta, de nosotros dependerán las características del viaje, la curiosidad es la llave y el asombro el combustible.

Ir en la búsqueda de alguno es sinónimo de diversión, ya sea dentro del embrujo del olor a nuevo dentro de una librería, bajo la luz de neón y el clima controlado o envueltos en la locura de una feria o cambalache al aire libre, todos tienen lo suyo, los usados por ejemplo son magníficos porque cuentan dos historias, la que llevan impresas en sus páginas y para la que fueron creados y la otra, la que cuentan las marcas que ha dejado el camino recorrido, de mano en mano hasta llegar a las nuestras.

Creo que nosotros no escogemos a los libros, sino al contrario, con el destino como puente llegan a nuestras vidas cada uno a manera de “nagual” , para guiarnos y para cambiar nuestra forma de ver las cosas, nos pueden hacer experimentar una montaña rusa de innumerables sentimientos, si nos encantan los recomendamos y luego son esos los que nos cuesta prestar, forman parte de aquellas pertenencias que atesoramos y formamos con ellos un nexo afectivo, un vínculo especial que una vez creado crecerá con los años y de cuyos recuerdos podemos valernos como boletos para viajar a capricho a ese lugar maravilloso al que solo nosotros inmersos en nuestra memoria podemos llegar.

Algunos nos llenan de nostalgia, como los que son dejados atrás por nuestros seres amados, no cabían en la maleta o no hubo tiempo de empacar, somos ahora guardianes a su cuidado, sus anteriores dueños nos han confiado la tarea de su resguardo, no podemos fallarles.

Compartirlos mientras formamos parte de un grupo que discute la misma lectura es una de esas experiencias que todos deberíamos experimentar, aunque sea una vez, y el intercambio una tarea de retroalimentación muy sana de practicar de vez en cuando, así dejamos seguir su curso al libro que ya cumplió el viaje con nosotros y le damos la bienvenida a otra nueva aventura.

Enseñar a leer a los niños es responsabilidad de cada adulto, nos asegura que cada mente en formación será libre de entender la diversidad del mundo que le rodea y no olvidará la conexión con su alma, conexión vital para ser seres integrales preparados para hacer el bien dentro de la sociedad.

Explorar el mundo dependerá de ti, sea cual sea tu tema favorito nunca olvides que el conocimiento debe fluir para que el universo continúe en expansión y recuerda al igual que a nuestros semejantes jamás juzgarlos por su apariencia externa.

Déjate llevar por la lectura, cuídalos y restáuralos, cada libro representa un escalón en nuestras vidas, en la variedad está el gusto, así que lee cosas nuevas y mientras escalas sentirás como crece tu capacidad de observación, que nunca deje de crecer a la par de tu biblioteca.

COMENTARIOS

X