Al son de la carcajada, día internacional del humor

Al son de la carcajada, día internacional del humor

Reírnos de los problemas, algo muy venezolano, según algunos la condena, según otros salvación, un modo de sortear obstáculos o engañar a la razón; pero sin duda una herramienta vital para el aprendizaje y la constante evolución, ya que sin chiste no hay risa y sin risa no hay sabor. Es por ello que el pasado 26 de abril se celebró el día internacional del humor, una fecha que enaltece la creatividad de sonreír.

La risa se contagia, y no hay vacuna para eso, no se necesita, ni se busca, todos reír queremos, hace bien, dicen los doctores y los payasos lo saben, se aplica como terapia y ya el reír es un arte, sea sobre las tablas, en el cine o en la calle, la risa es un sentimiento que debe manifestarse, en familia o en pareja, poquitos o en bululú, lo que importa es divertirse sin perder el autobús.

El humor es la clave para avanzar en la vida, porque ayuda a olvidar las penas y amortigua la caída, lo que hace reír se graba, y eso más nunca se olvida, con el los amigos llegan y se cuadran las conquistas.

Reír es un reflejo que resulta inevitable, por él nos han perseguido y nos han sacado de clases, nos han descubierto una mentira o encontrado en escondite, pues no siempre se presenta cuando es recomendable.

Entiendo que no en todas partes nos reímos de lo mismo, al parecer lo que da risa cambia con el gentilicio, pero eso si le aseguro y se lo puedo jurar que en cualquier parte del mundo nadie podrá evitar, ser contagiado si empieza uno solo a carcajear, porque la risa mi hermano y se ha comprobado ya pertenece a lo que llaman un lenguaje universal.

Reírnos es necesario, nos regula el organismo y si algo malo ha pasado lo olvidamos rapidito, con ella hay que tener cuidado de que el producto sea sano porque una cosa es reírnos y otra distinta es burlarnos.

Busquemos entonces modos de propagar nuestra risa, que su eco sea escuchado, que se lo lleve la brisa, a los confines más lejanos de toda nuestra región, que nadie falte a esta misa, lo pedimos por favor, que venga ya la alegría, que gocemos un montón. Que superemos la tormenta que se valla este ciclón, que no dejes de reírte, deseamos de corazón.

COMENTARIOS

X