Lugares nostálgicos de Caracas que adora mi abuela

Lugares nostálgicos de Caracas que adora mi abuela

Pasear por Caracas siempre ha sido una dicha, una dicha que puede generar buenos recuerdos a cualquiera. Mientras más años vivas en la ciudad, más puedes llegar a enamorarte de ella. Es imposible vivir en este lugar y no tener un bonito recuerdo o una gran anécdota. Mi abuela siempre me ha hablado de los años pasados y de cómo era Caracas a sus ojos. Por lo tanto, daremos un repaso a algunos lugares nostálgicos para mi abuela.

Los Próceres

www.panorama.com.ve

www.panorama.com.ve

Entre tantos juegos de pelota en el paseo Los Próceres, es imposible que las abuelitas olviden este lugar. Los recorridos familiares en este sitio eran tan comunes que hasta parece extraño que ya no sea así. No por nada malo, los tiempos han cambiado, pero los recuerdos en lanchas a través de las fuentes de agua del Paseo Los Próceres jamás dejarán que mi abuela olvide este sitio.

La piscina en el Circulo Militar

www.circulomilitar.gob.ve

www.circulomilitar.gob.ve

Podría bien haber mencionado el afamado Lagos de los Cisnes, pero para mi abuela lo más especial dentro del Círculo Militar siempre fue la piscina. Largas tardes junto a sus primos hicieron las mejores aventuras acuáticas que jamás podrán ser olvidadas.

Los campos de golf del Country Club

www.ccscity450.com.ve

www.ccscity450.com.ve

En tiempos remotos, cuando no existía rejado en este sitio, uno podía atravesar los campos sin ningún tipo de escrúpulos. Mi abuela nunca fue mucho de jugar el deporte, pero podía escapar de la selva urbana de la ciudad para poder relajarse un poco en la verde grama, recorriendo el ambiente y recolectando pelotas de golf perdidas.

Quebrada del Avila

www.gochoviajero.blogspot.com

www.gochoviajero.blogspot.com

Subiendo por Altamira se encuentra un tipo de pasaje cubierto de hojas secas que llevan a recorres el lindero derecho de la quebrada del Ávila. Lo tupido de los árboles no permiten que el sol penetre el lugar, es oscuro. En una parte, finalizando el camino, se encuentran unas rocas gigantes que podrían pasar desapercibidas, pero si te vas acercando podrás visualizar un túnel vertical hacia arriba, hay que subir para averiguar qué hay aquí. Mi abuela se atrevió a subirla y a pesar del pánico que sufrió y la baja de tensión que tuvo, quisiera volver a hacerlo. Lamenta mucho que la edad no se lo permita, lo recuerda con mucho aprecio.

Existen muchos lugares nostálgicos para mi abuela en Caracas, estos tan solo son algunos de ellos, ¿agregarías algún otro?

COMENTARIOS

X