Monumentos Clásicos de Caracas: La Casa Amarilla

Monumentos Clásicos de Caracas: La Casa Amarilla

La Casa Amarilla. Ya en el primer plano que se conoce de nuestra ciudad, realizado por el gobernador para 1578 Juan de Pimentel se destacaba la ubicación de esta icónica construcción. La base inicial representada por un solar estaba constituida por un cuarto de manzana, en donde se encontraba una vivienda construida con bahareque y horcones.

Se trata de una arquitectura neoclásica del siglo XIX, posee una planta regular cuadrada sobre la cual se erigen dos niveles que rodean al patio central, ambos pisos se encuentran circundados por corredores columnados de orden jónico que sirven de base a las arcadas que adornan sus conexiones al techo.

Ubicada frente a la Plaza Bolívar de Caracas. En sus inicios fue la sede de la Real Cárcel de Caracas y del Ayuntamiento, luego de varias reformas se empleó como palacio de gobierno donde tuvieron su residencia oficial presidentes como Francisco Linares Alcántara y Cipriano Castro. Desde 1012 es la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y el 16 de febrero de 1979 fue designada como Monumento Histórico Nacional.

4-casa-amarilla

¿Recuerdan aquel famoso episodio de nuestra historia, cuando el cura José Cortés de Madariaga le hace la señal al pueblo para que rechazaran al Capitán General Vicente Emparan desde un balcón? Pues sí, ese balcón pertenece a esta casa, todo sucedió en este lugar el 19 de abril de 1810, cuando tras el rechazo popular Emparan pronunció la célebre frase “si el pueblo no me reconoce, entonces yo tampoco quiero el mando”, esta escena se conoce como el Primer paso a la Independencia de Venezuela, acto que quedó debidamente registrado en un acta original resguardada y en exhibición dentro de la Capilla Santa Rosa de Lima del Palacio Municipal.

2-casa-amarilla

La primera reconstrucción se tardó 4 años, tras el terremoto del 26 de marzo de 1812, evento que ocasionó que la propiedad permaneciera abandonada y en ruinas durante décadas. Ya para el año 1874 el presidente Antonio Guzmán Blanco le otorga la imagen que hoy día conocemos todos, tras ser convertido en palacio de gobierno.

Juan Hurtado Manrique fue el arquitecto seleccionado para llevar a cabo esta remodelación, quien también es el autor de la construcción del pabellón conmemorativo del Ayuntamiento de 1810 en el lado sur. Su reinauguración se llevó a cabo al mismo tiempo que el de la estatua ecuestre de Simón Bolívar presente en la plaza desde entonces.

Años más tarde, el 4 de mayo de 1877 el Congreso Nacional decreta a través de una ley que el destino de esta casa sería pasar a ser Mansión del Presidente de la República. El General Francisco Linares Alcántara fue el primero en ejercer este derecho y desde entonces fue pintada de su representativo color amarillo, ya que éste representaba al Partido Liberal, a partir de aquí se identifica al edificio en los documentos como “La Casa Amarilla” de manera oficial.

3-casa-amarilla

Dice el conocimiento popular que el 28 de octubre de 1900 cuando se presentó nuevamente una fuerte actividad sísmica en la ciudad, el presidente Cipriano Castro se lanzó a la calle desde una de sus balcones con un paraguas, Castro era el segundo presidente en ocupar la casa y luego de aquel episodio decidió mudarse a una estructura con mejor construcción pensada para soportar terremotos.

Por esta razón en el año 1904 se traslada al Palacio de Miraflores y La Casa Amarilla pasa a ser sede de la Alta Corte de Casación y la Gobernación de Caracas. Luego el 28 de octubre de 1912 el presidente Juan Vicente Gómez la decreta como sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. La casa fue víctima de un voraz incendio que lamentablemente desapareció invaluables piezas de nuestro patrimonio artístico en el segundo nivel para el año de 1989.

Un lugar lleno de acontecimientos transcendentales para el desarrollo de nuestra historia, una edificación que nos conectará a momentos que cada uno de nosotros deberá atesorar como ciudadano dentro de la memoria colectiva. Una memoria que se tiñe de amarillo frente a la Plaza Bolívar.

COMENTARIOS

X