Recuerdos y experiencias en una Silent Reading Party

Recuerdos y experiencias en una Silent Reading Party

Después de todo este tiempo, finalmente asistí por primera vez a una Silent Reading Party el 26 de abril en su 11va edición, y debo admitir que fue mucho mejor de lo que imaginé. Esta fantástica actividad, organizada por Qué Leer y Autores Vzlanos, invita a cualquier persona que desee asistir a dedicar dos horas a la lectura del libro que prefiera. Puedes escoger entre los variados títulos de su biblioteca móvil, que cuenta además con una selección de libros infantiles para quienes deseen ir acompañados de los más pequeños de la casa, o traer tu propio libro y vivir la experiencia de leerlo en el ambiente de esta interesante fiesta de la lectura.

fullsizerender-ezy-watermark-01-05-2019-05-30-56

En cada edición escogen una locación distinta y en esta oportunidad la escogencia del lugar fue particularmente acertada: el jardín secreto de Café Arábica en Los Palos Grandes. Un lugar rodeado de palmas en el que se cuela solo lo suficiente del ruido citadino para mostrarnos las posibilidades de encontrarnos con un pequeño oasis a tan solo unos metros de la vía pública.

Durante dos horas tienes la oportunidad de descubrir el universo de conocimientos e historias que la biblioteca móvil trae para ti, mientras estás sentado escuchando música lounge a un volumen adecuado para no resultar intrusivo en la concentración y que mejora aún más el ambiente, propicio para conocer nuevas amistades e intercambiar gustos y opiniones sobre lecturas en común.

fullsizerender-ezy-watermark-01-05-2019-05-32-03

Al revisar la biblioteca móvil me encontré con varios títulos interesantes, tanto para adultos como para niños. Novelas como La lista de Schindler, La dama de las camelias y muchos más. Dentro de los libros de cuentos no me pasó desapercibida la edición de Payback, de Lucas García, que estaba disponible. Una excelente obra para quienes les interese leer a Caracas en un cuento, particularmente el de “Nocturno”, que mezcla referentes reales de la ciudad con tramas fantasiosas y un final con un tono algo irónico sobre los actores reales de la justicia en la sociedad actual. Ya es uno de mis libros favoritos y por una tarde preferí tomar otro libro y darle la oportunidad a alguien más para que lo conociera e hiciera suyas las afiladas y elocuentes historias de Payback que alguna vez me fascinaron a mí también.

Como prefería una lectura corta, me decanté por los cuentos de niños, que siempre tienen algo hermoso que comunicar, y por una de esas extrañas y agradables sincronías que la vida a veces nos regala, hurgando un poco en la biblioteca móvil encontré de nuevo, después de más de 10 años sin verlo, el cuento de origen wayúu El burrito y la tuna en las ediciones de Ekaré. Esta hermosa historia narra el origen mítico que le da esta etnia a las tunas y cardones que abundan en la vegetación de las regiones áridas del Zulia. Después de tantos años sin leerlo, la experiencia de reconectar en apenas un instante con algo del pasado a través de las leyendas y mitos propios de nuestros indígenas es una experiencia que personalmente valoré mucho de mi tarde en la Silent Reading Party y creo que es uno de los elementos más valiosos de esta iniciativa: el hecho de poder registrar nuevos recuerdos, hallazgos y conexiones rodeado de gente que está explorando, al igual que tú, nuevas experiencias de lectura.

fullsizerender-ezy-watermark-01-05-2019-05-30-26

Esta Silent Reading Party contó además con la degustación de unos innovadores dulces de batata, una deliciosa creación de Almibarte, un emprendimiento que realza el valor de los ingredientes y dulces de la tradición venezolana y los lleva a un nuevo nivel de sofisticación y esta vez no fue la excepción. Los dulces de batata para esta ocasión estaban moldeados en forma de rosa e intrigaron a más de un asistente por esa diferente pero exquisita combinación de sabores y texturas que puede ofrecer la gastronomía de nuestro país en manos de una excelente repostera.

Y para los amantes de los buenos dulces además de la lectura esta fue una tarde muy satisfactoria. Al menos así fue para una de las asistentes al evento, que no fui yo, ya que además de las muestras de Almibarte, las organizadoras realizaron un sorteo entre todos los asistentes, en el que una afortunada se ganó un postre cortesía de Café Arábica.

fullsizerender-ezy-watermark-01-05-2019-05-30-28

Esta celebración, además coincidió con el mes del libro, y el final de la misma se dedicó a la obra del escritor venezolano Francisco Massiani, quien falleció el 1 de abril. Varios de los asistentes, lectores empedernidos de su obra, leyeron fragmentos de su célebre novela Piedra de mar, el cuento “Un regalo para Julia” y algunos de sus poemas en un homenaje íntimo y muy emotivo para el autor de una novela de formación tan importante e icónica en nuestro país como lo es Piedra de mar.

Esta Silent Reading Party, la primera a la que asisto, cumplió altamente mis expectativas y en definitiva es una experiencia que repetiré en las ediciones futuras de esta particular y grata celebración.

COMENTARIOS

X